Wesser, una historia de colaboración

En 2002 se empezó a fraguar en las calles de Madrid lo que iba a ser una auténtica revolución para la financiación de las ONG en España. Martin Wesser, un ingeniero informático consultor de Siemens, se presentó en Cruz Roja con una propuesta que parecía descabellada: conseguir que Cruz Roja tuviera 1 millón de socios en un plazo de 15 años.

La idea no era nueva. Helmut Wesser, el padre de Martin, propuso en 1968 hacer socios para la Cruz Roja Alemana explicando a la gente por qué era necesaria su ayuda. La idea inicial de Helmut Wesser, captar socios face to face para las ONG, se ha convertido hoy en día en un canal de promoción y recaudación de fondos fundamental a nivel mundial. Esto ha permitido desarrollar profesionalmente las campañas de marketing directo para las ONG, dando origen a lo que hoy conocemos como face to face fundraising.

Hoy, después de 15 años, Cruz Roja cuenta con más de 1 millón de socios, de los cuales más de un tercio los ha realizado Wesser. Además, Wesser colabora en la captación de socios para la Asociación Española contra el Cáncer, la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia, WWF España, Alianza por la Solidaridad y, desde 2015, para la Fundación Española del Corazón.

La labor de Wesser es sencilla. Seleccionar personas con valores afines a las ONG con las que trabaja y formarlas para que se conviertan en promotores que consigan socios en el diálogo directo con la gente.

El secreto está en la implicación

Wesser trabaja con muy pocas ONG y solo para el tercer sector; es decir, solo para ONG, asociaciones y fundaciones. Gracias a esto se consigue una identificación entre los miembros de Wesser y las ONG en todos los sentidos. De hecho, la mayoría de las personas que ocupan cargos de responsabilidad dentro de la empresa empezaron en Wesser trabajando como promotores. El lazo que se crea entre Wesser y las ONG es tan fuerte que, más allá de la relación laboral, la empresa colabora como socia con estas y otras organizaciones; así como muchos de sus trabajadores cooperan como voluntarios fuera de su horario de trabajo.

No se puede hablar de implicación real si no hay calidad en el trabajo, por lo que esta es una máxima que se inculca desde el primer día que se comienza a trabajar en Wesser. La calidad empieza en conseguir socios que se conviertan en auténticos colaboradores a largo plazo para las ONG; y ésta se extiende a todo el proceso laboral, incluyendo el cumplimiento de un código ético de buenas prácticas, amparado por la Asociación Española de Fundraising -AEFr-.

Pero la implicación va más allá de las ONG con las que Wesser trabaja. Los trabajadores que lo solicitan pueden acceder a becas que Wesser concede para formarse en cualquier campo que deseen y que sirva para su beneficio personal o profesional. Esta combinación de implicación, calidad y compromiso es lo que proporciona la excelencia profesional de Wesser, y que hoy en día la empresa sea vista como referente en su sector.

[Enlace al PDF publicado por el diario El Mundo – Excelencia Empresarial]

Equipo Wesser para fundraising face to face