Septiembre, una segunda oportunidad

“Nunca es demasiado tarde para ser la persona que podrías haber sido.” -Mary Ann Evans

Con el final del verano, comienzan a cobrar importancia el aroma a hojarasca empapada, a castañas asadas, a chimeneas encendidas, a libros que piden ser abiertos y a metas que quedan por cumplir. Para muchos de nosotros, esta estación implica volver a la rutina de trabajo, empezar proyectos que nos ilusionan y abordar con una amplia sonrisa nuevas oportunidades. ¿Por qué no hacerlo desde una mirada distinta de la que solemos tener?

Material de oficina reposa sobre una superficie lisa

El inicio de septiembre es una segunda oportunidad para mejorar el rumbo si creemos en nosotros mismos, planificamos los cambios, somos constantes y nos colmamos de paciencia. Desde que somos niños, el noveno mes del año se nos presenta como la posibilidad de retomar nuestros hábitos a través de nuevas expectativas; una costumbre que conviene no olvidar por mucho que crezcamos.

Nuestras necesidades progresan según pasan los años, y nosotros con ellas. Por ello, hay que deshacerse de las excusas y ponerse en marcha cuanto antes. Las oportunidades que se nos ofrecen no dejan de ser fruto de nuestro propio trabajo y esfuerzo; y si las aprovechamos adecuadamente, desembocarán en retos que nos animarán a crecer de la mano del transcurso del tiempo.

Para poder avanzar, es imprescindible disfrutar de las metas que nos hemos fijado y adquirir un renovado compromiso con ellas. La búsqueda de más objetivos suele llevar implícito un deseo de mejora en el ámbito laboral que se gana mediante la revisión de la rutina diaria y el desarrollo personal. Para facilitar dicho proceso de crecimiento, desde Wesser recomendamos prestar especial atención a la perspectiva plasmada en la vida laboral del curriculum vitae.

  • No hay que caer en la generalización. Describe habilidades especializadas que puedan diferenciarte de la competencia en una futura entrevista de trabajo.
  • Céntrate en los logros alcanzados y enfócalos a la vacante que quieres conseguir entrando en todo lujo de detalles. Es imprescindible que las metas personales coincidan con los objetivos que la empresa busca cubrir.
  • Siempre que puedas, traduce tus logros en cifras y porcentajes. Haz hincapié en acciones tangibles y comunícalas con positivismo.
  • Vivimos en un mundo muy visual. Por ende, es importante dotar al currículum de una imagen profesional que nos identifique y sirva de presentación a través de recursos gráficos y elementos escritos.
[Anímate y construye tu curriculum vitae paso a paso.]