RSC Wesser: La experiencia de Carlos

Wesser - RSC la experiencia de Carlos TorrentEl arte de cortar el pelo requiere tanto de una buena mano como de un proceso de constante aprendizaje. Y al igual que sucede en otras profesiones, los cambios culturales, tendencias de moda y movimientos sociales han influido en esta profesión, convirtiéndola en una forma de expresión artística perfecta para reflejar personalidades, conceptos e ideas.

La magia de la peluquería fluye a través de la pasión y la creatividad, dos rasgos que Carlos también pone a disposición de su trabajo como captador de socios en el equipo de Wesser Barcelona. En su día a día, nuestro fundraiser se encarga de imprimir carácter, brindar volumen, mezclar colores y dotar de movimiento. En definitiva, se podría decir que llena de fuerza a sus compañeros.

Para Carlos, la peluquería es tanto una aspiración profesional como un hobby, una actividad con la que disfruta y se distrae: “hice un Curso de Peluquería porque ser peluquero es el sueño de mi vida. La peluquería me transmite el saber que estoy haciendo algo que es para mí, algo que me gusta. […] Yo de pequeñito jugaba a peinar. Me gustaba peinar a la gente”.

“A nivel profesional, la beca concedida a través de la Responsabilidad Social Corporativa de Wesser me ha dado la oportunidad de poder dedicarme a lo que realmente me satisface y la posibilidad de formarme para ello, ya que económicamente no me lo podía permitir. No ejerzo aún de peluquero y espero empezar a hacerlo pronto; me gustaría abrir una peluquería en un futuro no muy lejano”.

El mayor reconocimiento que Carlos puede recibir es ver cómo la gente queda contenta con los estilos que define entre peines y tijeras. Y para que esto sea posible, aspira a seguir realizándose en el mundo del estilismo. En este sentido, cree “que la RSC le da a la gente la oportunidad de desarrollarse o renovarse en lo que les gusta”.

Más allá de la partida de becas, y manteniéndose dentro del marco de la Responsabilidad Social Corporativa, Wesser también respalda otros programas, como el Viaje Solidario, el Voluntariado Internacional en Etiopía, el Proyecto Armenia o el Contador Solidario: “estos proyectos son algo muy positivo en todos los aspectos. Se da al trabajador la posibilidad de ayudar y de saber que está en un lugar que se preocupa por los demás en todos los planos”.

Wesser ha ido creciendo de la mano de la RSC con el paso del tiempo. Y en ese proceso de consolidación, hemos estrechado lazos, creado vínculos y aportado valor añadido. Al fin y al cabo, el verdadero reto de la RSC Wesser consiste en materializar los sueños a través de la formación. En pocas palabras, nuestra RSC apuesta por integrar los criterios y principios que se desprenden de nuestra cultura de empresa, con coherencia y compromiso corporativo.