La valentía de una acción

Dia Voluntario CRE VAL 4

Solo hay un argumento para hacer algo; los demás son argumentos para no hacer nada. – F.M. Conford

En nuestro día a día podemos llegar a encontramos con actos muy valientes y valientes muy cobardes; y es que muchas ocasiones ponemos en tierra de nadie lo que en realidad es una responsabilidad social, cargo de todos. La humanidad no debería estar compuesta únicamente por un conjunto de individuos porque entonces perderíamos nuestra esencia como personas, pasando a ser un simple rebaño carente de capacidad racional. Lo que verdaderamente nos convierte en seres humanos es la posibilidad de decidir de forma argumentada, de construirnos y, principalmente, de preservarnos; elecciones que no solo juegan a nuestro favor, sino también en el de los demás. Humanitarismo lo llaman en el sentido más generoso de la palabra, y humanidad en el ámbito más general.

¿Podéis contabilizar las veces que habéis escuchado frases tales como: “esto lo tienen que hacer los de arriba”, “yo ya no creo en nadie porque todo el mundo roba” o “no quiero ayudar a los de fuera”? ¿Quiénes son los de fuera, ellos o nosotros? ¿Quiénes se quedan fuera del término ‘humanidad’?

No hemos venido al mundo para juzgar las creencias de nadie porque cada quien es libre de pensar como desee, mas la libertad de cualquiera termina donde comienza la de su semejante. Somos personas, y como tal, absolutamente todos disponemos de igualdad en materia de derechos.

No es nuestro trabajo tampoco el enseñar a nadie. Sin embargo, sí es un deber moral el actuar cuando nos damos cuenta de que el respeto al prójimo se ha quebrado; pues una actitud escapista puede acarrear el mismo daño que un comportamiento negativo en sí mismo. Damos la razón, apoyamos en silencio sin darnos cuenta y, ante todo, dejamos de ofrecer una perspectiva alternativa más que necesaria. Escuchar, argumentar y sensibilizar deberían ser nuestras máximas jornada a jornada, especialmente en la labor que desempeñamos.

ES TU MOMENTO, ACTÚA

El mayor de todos los errores estriba en no hacer nada porque solo puedes hacer poco . -Sydney Smith

Como hemos comentado con anterioridad, los ciudadanos no somos miembros de un grupo sin esencia ni presencia, sin voz ni voto. Tal vez la acción de un individuo en solitario no implique un cambio significativo en un plano grupal, pero sin ella dicho cambio no sería viable de ningún modo. Puede que no logremos cambiar a los demás pero sí conservarnos a nosotros mismos.

Actúa, movilízate, manifiéstate. Apoya a nuestras organizaciones. Súmate a la lucha contra el cáncer, la erradicación de la pobreza y la protección del medio ambiente. Únete a Wesser.

VPF/vpf