La ilusión, un estilo de vida

Wesser-ilusion-valores-trabajo-empleo-Cruz-Roja-Barcelona

DEMANDA PERSONAL + ILUSIÓN = IMPULSO

La ilusión es un bonito sentimiento basado en el deseo de conseguir algo, y es necesario para obtener un logro porque pone en marcha un impulso inicial desde la necesidad personal. Ese motor, entre otros, es el que te impulsa a tomar tu propia senda, a ponerte en acción y a esforzarte por lo que quieres conseguir, tanto en el trabajo como en tu vida personal.

En Wesser, lo que hacemos, lo hacemos con ilusión. Un buen ejemplo de ello son nuestros valores, que nacieron de las ideas que muchas personas expresaron en diferentes encuentros nacionales y que, además de asentarse como los pilares de básicos de nuestro trabajo, están estrechamente relacionados con el sentimiento de la ilusión.

Nuestra empresa lleva la ilusión en las venas, y así lo demuestran la constante jovialidad que derrochan nuestros equipos de promotores face to face, el afán de superación profesional y personal que tanto nos distingue y los sueños que nos quedan por cumplir. El hecho de que nuestra labor, inicialmente intangible, se traduzca en una ayuda necesaria para muchas personas es otro potente motor, en este caso del ánimo: ¿qué mayor motivación hay que pensar en ello?

Sin embargo, la curva de la ilusión también puede decaer; y cuando así sucede, tenemos que regenerarla y levantarla a través de pequeñas nuevas metas que nos permitan reafirmarnos y fortalecerla. Por ello, la motivación es nuestra principal herramienta de trabajo, pues nos concede energía y positivismo, claves a la hora de mantener el ánimo y nuestro camino. En mi caso, podría decir que la motivación reside en mis principios, valores y deseos personales, en los que mis hijos juegan un papel fundamental. El simple hecho de pensar en la posibilidad de facilitarles una vida más confortable y feliz me lleva a trabajar con más ganas.

Existe el común error de asociar trabajo o esfuerzo a una gran carga o al cansancio, y no necesariamente ha de ser exagerado. Las buenas causas, los objetivos comunes, el buen ambiente de trabajo, la gente de la que me rodeo y el desempeñar bien mi labor para que los demás se sientan a gusto, son mi principal fuente de motivación dentro de la oficina. ¿Cuál es la tuya?

Andrés Aguilera