RSC Wesser: la experiencia de Lola

Que el mundo te pille bailando. —Joaquín Sabina

En Wesser nos gusta profundizar en el arte de comunicar. En nuestro día a día, contamos historias y nos acercamos a la gente más allá de las palabras, disfrutando de la emoción que nos transmiten las diferentes expresiones corporales que componemos y percibimos. Mediante miradas, movimientos y gestos, hemos creado una expresión propia de aproximación e interacción social.

También somos muy curiosos. Y es precisamente este impulso de querer comunicar el que nos ha llevado a descubrir nuevas formas de conectar cuerpo y conciencia a través del movimiento, trascendiendo nuestro espacio de trabajo. Lola, que dio por finalizados sus estudios de Arte Dramático en Murcia en el 2010, lo vive así: “dentro del teatro y la parte creativa, me gusta todo lo relacionado con la expresión corporal. […] En el teatro, siempre he estudiado la gestualidad desde distintos enfoques. He hecho cursos de todo, hasta de mimo”.

Lola disfrutando de su pasión por el baile

“Aunque su finalidad es simbólica para el público, la expresión corporal te permite alcanzar un entendimiento más allá. Me parece muy mágica porque descubres tu cuerpo de una manera que sobrepasa todo lo que pueda ser una interpretación corriente. Además de para pronunciarnos de manera artística, es un lenguaje no codificado que sirve para que nos conozcamos mejor y aprendamos sobre nuestro entorno”.

En opinión de nuestra protagonista, “conseguir una comunicación con la otra persona sin el lenguaje que utilizamos habitualmente es algo muy especial. Es muy bonito comprender a los demás y darte cuenta de los procesos por los que están pasando con una simple mirada, con sentir su brazo o cualquier pequeño detalle en sus gestos”.

Esta es solo una de las muchas cosas sobre las que Lola se ha instruido, de la mano de la Responsabilidad Social Corporativa Wesser, en el Curso de Expresión Corporal y Danza Creativa que terminó el pasado año y que le ha abierto muchas puertas. Pero no ha sido la única, ya que con anterioridad también percibió otra beca para estudiar francés en la Escuela Oficial de Idiomas y obtener el título B2: “me hace sentir bien que me hayan tenido en cuenta a la hora de conceder las becas de la RSC. En Wesser siempre me he sentido valorada, y es de agradecer”.

“Creo que el espacio de RSC que tiene la empresa es muy positivo porque nos da la oportunidad de aprender sobre nuevas cosas, estén relacionadas o no con el puesto de trabajo en sí. Me parece bonito que se sea consciente de que el trabajador tiene una vida aparte de Wesser que potenciar”.

Aunque Lola es una de tantas personas favorecidas por las becas de nuestra Responsabilidad Social Corporativa, no es la única que ha ganado valor con la formación llevada a cabo. Tal y como nos explica, “cuando sientes que estás haciendo algo en lo que eres buena y los demás reconocen que estás realizando un trabajo de calidad”, ganas en seguridad y confianza. Esto acaba por extrapolarse a cualquier otro ámbito, donde también “lo ven los demás. […] De manera indirecta o transversal, siempre hay gente que se beneficia del crecimiento propio. Por explicarlo de alguna manera, si yo estoy contenta, transmito esa alegría a quienes me rodean”.

La energía que desprende Lola al hablar de sus gustos, hobbies y carrera profesional solo se puede ver traducida en movimiento, en sueños que seguirán tomando forma al son de sus pasos e ilusiones. En un pronto futuro, a Lola le gustaría materializar algunos proyectos personales más que tiene en mente. Desde Wesser los esperamos ansiosos.

►Consulta nuestras ofertas de empleo y conoce el sector del fundraising.◄